El peor momento del ateo es aquel en que se siente agradecido y no sabe a quién dar gracias.

Publicado en por kaaba.over-blog.es

Barcelona. Martes 17 de abril.

El peor momento del ateo es aquel en que se siente

agradecido y no sabe a quién dar gracias.

 

P

ilar estaba en la calle frente a la puerta de su casa oprimió el timbre del portero electrónico y un breve zumbido eléctrico indicó que la puerta estaba abierta. Aún no había entrado cuando una mujer vestida al estilo musulmán la abordo.

—Señora Pilar está carta es para usted.

La mujer sin detenerse le entrego la carta. Pilar, no coordino el movimiento de su mano, la carta cayo al suelo y se agachó a recogerla. Cuando se levantó, la mujer cubierta completamente por una pieza de tela de color crema cruzaba la acera y desaparecía.

Desconcertada por el comportamiento de la mujer entro en la escalera mientras abría la carta.

 

 

 

 

Estimada señora Fontanet:

 

Le hago llegar una información que le parecerá a primera vista curiosa y exótica pero debe saber que este es un documento que le ayudara a entender alguno de los muchos cambios que su vida va a experimentar, en su futuro inmediato.

kaaba.JPG 

De la Kaaba y la piedra negra

 

Lo primero que hay que dejar claro es que; ninguna de las dos cosas se adoran en el Islam. Los musulmanes única y exclusivamente adoramos a Al-lâh. La Kaaba es el lugar de adoración que fue construido hace casi 4000 años por Abraham y su hijo Ismael, la Paz y las Bendiciones sean con ellos, por orden de Al-lâh.

Esta construcción fue hecha de piedra, dónde fue el lugar original de un santuario establecido por Adán, la Paz y las Bendiciones sean con el. Al-lâh le ordenó a Abraham, la Paz y las Bendiciones sean con el, que convocase a toda la humanidad para visitar la Kaaba.

 Por eso, cuando los peregrinos visitan la Kaaba, dicen:

 

“Ehme aquí, Oh Señor”.

 

 

Abraham construye la Kaaba para ubicar geográficamente el corazón del hombre, para darle cuerpo al corazón humano. Las vueltas a la Kaaba son las vueltas que das a tu corazón como sede de la intuición del Uno. Lo que hay en la Kaaba es la insinuación de la Majestad, la percepción de un vacío que nos colma.

La Piedra Negra de la Kaaba indica el punto de partida para la vuelta ritual alrededor de la Kaaba, la Casa de Al-lâh; y por su color se distingue del edificio. Esta piedra no se adora, ni se prosterna tampoco en su dirección: la posternación tiene valor en dirección a cualquier punto del edificio. El peregrino pone su mano si quiere (es opcional), sobre está piedra para prestar juramento de fidelidad y obediencia a Al-lâh. Está situada sobre una hornacina de plata que, en la esquina oriental la protege. La piedra en sí, como dijo el Profeta, la Paz y las Bendiciones sean con el, "ni perjudica ni beneficia". Le fue traída a Abraham, la Paz sea con el, por un ángel, desde la colina de Abu Qubays, dónde estaba conservada desde que llegó a la tierra procedente de los confines del Universo. El hadiz de Tirmidi, dice:

 

"descendió a la tierra más blanca que la leche, pero los pecados de los hijos de Adán la volvieron negra."

 

Abraham y su hijo Ismael, la Paz sea con ellos, colocaron la piedra en la esquina oriental cuando terminaron de construir la Kaaba, por mandato de Al-lâh. La Kaaba además, fue un lugar en el que se practicó la idolatría posteriormente a Abraham. La gente se desvió del camino que indicó Al-lâh al profeta Abraham y llenó la Kaaba con multitud de ídolos y deidades, de todas las formas imaginables. Hasta que llegó el Islam que barrió a todos los dioses, para instaurar el Tawhid, la Unicidad que siempre nos recordaron todos los profetas y enviados de Al-lâh. Actualmente la Kaaba se encuentra cubierta por la kesua o manto de la Kaaba, suspendida en el techo y sujeta con cordones a los anillos de bronce fijados en la base, es una funda de seda negra cuyas inscripciones doradas reproducen versículos y al-hadices referentes a la Unicidad de Al-lâh. El manto se renueva todos los años. Así, pues, la Kaaba no es más que una figura cúbica vacía. Dentro NO HAY NADA.

Porque los musulmanes solo nos rendimos a Al-lâh. El Islam surge cuando se han derribado los ídolos. Se es musulmán precisamente cuando no se tiene ninguna religión. El musulmán busca a su Señor verdadero desde la espontaneidad. Se intuye a Al-lâh cuando han sido barridos todos los velos que enturbian la razón del ser humano, cuando se ha renunciado completamente a todo deseo de poder, de imponer nuestras fantasías a una realidad que no depende de nosotros para desplegarse.

 

Respetuosamente:

 

Aläl imayall imón

 

 

 

Pilar no entendía porque habían entregado la carta ni con que objeto. Pensó fugazmente en la piedra de reflejos metálicos.

Abrió inconscientemente su bolso y confirmo que seguía cerca de ella  también la había recibido en extrañas circunstancias pero no creo ninguna asociación. Sin embargo, la lectura de la epístola aunque amena parecía tener conceptos que escapaban de una lectura apresurada así que la guardo para releerla más tarde.

 

***

Etiquetado en L1 01 Contacto

Comentar este post

Diana 04/20/2011 18:56



Me llamó la atención el titulo de esta entrada. Pero te diré que yo soy Atea y si he tenido momentos de gratitud y de agradecimiento, hacia que?..simplemente hacia la vida, hacia la naturaleza,
hacia todo lo que me rodea y que me hace ser Yo misma. Porque a la vida, o a la naturaleza? los ateos cientificos lo podran describir mejor. Lo que me agrada es poder darme el reconocimiento
preciso y agradecer que lo que tengo es por mis propios esfuerzos y capacidades.  Saludos!!