La función de un objeto una ley o ritual no viene determinada por su utilización practica, sino por su aplicación social o cultural.

Publicado en por Fran Borg

Haifa  viernes 18 de mayo.

La función de un objeto una ley o ritual

 no viene determinada por su utilización practica,

sino por su aplicación social o cultural.

 taxi

L

os días se empezaban a convertir en rutina Sergi, Pipi, Pilar y francisco pasaban las horas libres leyendo jugando a las cartas o paseando por los alrededores del kibutz. Decidieron llamar a un taxi para visitar Haifa

 

—Debéis estar alerta. Fuera de las instalaciones podéis correr peligro Evitad el contacto con extraños como medida de precaución.

 

Les advirtió Joan. La recomendaron hizo que Pipi y Sergi decidieran quedarse. Francisco y Pilar fueron los únicos que subieron al interior del taxi. No fue difícil conseguir un conductor que hablara algo de español.

 

El conductor era un chico joven de apenas veinticuatro años

 

— ¿Han venido por trabajo o piensan quedarse? El taxista se dirigió a francisco el hecho de vivir en Oriente Medio condicionaba el evitar por educación dirigirse a una mujer cuando un hombre la acompañaba.

—No lo sabemos aun.

 

—No se preocupen enseguida se acostumbraran cuando yo llegue a esta nuestra tierra no sabia una sola palabra de hebreo y ya ven llevo aquí diez años ¿de donde son? 

 

—De Barcelona, ¿La conoce?

 

—Barsa, las ramblas, Las Olimpiadas. Ustedes tienen un problema parecido al nuestro, El estado español no reconoce la independencia y la identidad de Catania. Igual que aquí, a todos los pueblos que nos rodean les gustaría que nos fuéramos no comprenden que somos una realidad.

 

—Cataluña.

 

— ¿Qué?

 

—Da igual.

 

—Ustedes no son religiosos.

 

— ¿Tanto se nota?

 

—Se nota que turistas no son. Del centro del que han salido podrían ser policías o peor aun del servicio secreto… La gente como ustedes se hacen pasar por turistas y acusa a los que son como yo de ser poco patriotas. Ustedes tienen la culpa de los problemas que tenemos en Israel.

 

—No somos policías.

 

haifa.jpg— ¡Ja! La guerra, puede que mañana se acabe o puede que de aquí a cinco años o puede que a diez pero llegara el día en que serán juzgados en un tribunal internacional acusados de los crímenes  que están cometiendo.

 

—Estoy de acuerdo contigo, la conclusión mas lógica es parar la guerra y hacer la paz. El precio de la paz es más barato que el precio de continuar la guerra.

 

—Ustedes no son policías. ¡Son espías!

 

—Chaval estás paranoico, No somos espías ni terroristas no te voy a contar mi vida pero somos españoles normales y corrientes y estamos aquí por obligación.

 

El taxista había parado el coche y se disponía a abrir su puerta para salir a pedir auxilio a un puesto de control militar que había a unos trescientos metros en una bifurcación del camino. Viendo la situación francisco no sabia que hacer ni comprendía como se había metido en ese lió.

—Somos periodistas—. Dijo  Pilar alzando la voz.

 

El taxista se detuvo, suspiro aliviado y cerró la

puerta.

 

—Periodistas… claro… ¿I por que no lo han dicho? Si quieren les puedo explicar lo que pasa en esta ciudad y nadie se atreve a decir.

 

A los pocos minutos el taxista conducía con tranquilidad como si nada hubiese pasado La mayoría de museos y edificios de interés estaban cerrados, acabaron la excursión en una atalaya desde la que se podía contemplar las luces del puerto.

se sintieron extraños en una tierra que no conocían. A pesar del la advertencia de Joan de no usar el teléfono decidieron hacer una breve llamada a sus padres antes de buscar un taxista que no hablara español para que les llevara de regreso al kibutz.

 

***

Etiquetado en L1 02 Exodo

Comentar este post