Ciencia y Civilización. II De la oscuridad a la luz.

Las artes y las ciencias en su origen estaban basadas en el concepto de unidad que se manifiesta en la multiplicidad de formas elementales; simples, estables, puras. Por eso, puede llamarse ciencia, a todo conocimiento  que revela la Unidad de la naturaleza, al conocimiento que valora la búsqueda de la estabilidad,  evitando  búsquedas por caminos que directa o indirectamente  se alejan de la moderación.

 

Para entender la esencia de las ciencias es necesario iniciarse en algunos principios que pueden resultar difíciles de expresar en términos modernos y extraños para  lectores acostumbrados a someterse a los dogmas que le impone la sociedad.

 

La lectura de La Kaaba  incluso de este texto nunca podrá favorecer el pensamiento eficaz del lector si este hace acopio de  prejuicios absurdos a modo de filtro que alteren el contenido de lo que se expone.

 

Invito a realizar un recorrido en el que al final no hay recompensa ni juicio, tan solo las convicciones que cada lector adquiere por medio de los pasajes por los que le invito a transitar.

 

Kaaba es un ejercicio de desparasitación de la mente para que el pensamiento pueda fluir sin los escollos que representan las ideas preconcebidas. Estos principios, forman la matriz dentro de la cual las ciencias del origen han cobrado sentido, y fuera de la cual cualquier estudio de las mismas sería superficial e incompleto.