De la Kaaba, Genesis y Apocalipsis.

Existe una línea cultural de pensamiento que va marcando la opinión y el pensamiento de las personas. Esta línea lo que hace es que, con la información de la que disponemos, produzcamos ideas similares que después serán expuestas e interpretadas por la sociedad.

 

 En su día me subí a ese tren cultural y fui testigo de como las tramasy argumentos que yo manejaba en mi cabeza eran las mismas que servían de pilar de películas y libros que posteriormente se iban presentando al publico. Supongo que  el caso más claro (pero no el único) es el paso del código Da Vinci al Símbolo perdido.

Cuando leí el símbolo perdido me parecía estar haciendo una lectura paralela de mi propia novela  el Símbolo era la evolución de las líneas que en su dia el señor Brown empezó a seguir las mismas que yo había seguido No es extraño pues que los dos nos encontráramos frente al personaje de Maalak (El ángel mensajero en la tradición musulmana) en mi caso un anciano venerable cuya misión es transmitir conocimiento y en el caso del señor Brown el malo malísimo de la novela que utiliza el conocimiento al servicio del lado oscuro.

 

Después de leer las dos novelas es lógico pensar que mi esfuerzo a sido dirigido a emular la obra del señor Dan Brown  lo cierto es que cuando el símbolo perdido fue publicado yo ya tenia concluida la novela por lo que nunca he podido estar influenciado por ella otra cosa es que como es habitual en mi particular método narrativo; me permita la licencia de  insertar con posterioridad aquel matiz que me ha parecido que puede ayudarme a exponer mi mensaje de forma mas explicita.

 

Las ideas son el fruto del pensamiento individual y de su interacción con el “ambiente informativo” considero absurdo pretender convertirlas en  propiedad de nadie sino es que se pretende conseguir un beneficio económico o social.

 

Lo que pretendo es transmitir  mi mundo, mi modo de ver las cosas. No encuentro ningún problema en utilizar las frases o los textos que han pronunciado otras personas lo que encuentro desorientador es citar las fuentes (Que me parece correcto y necesario pero es una trampa sin fin puesto que estas fuentes te redirigen a otras y acabas encontrando respuestas que no buscabas).

El hecho de quien dijo la primera palabra o frase no deja de ser una anécdota superflua. Lo que importa es lo que eres capaz de hacer con el material que tienes. Es inevitable que la obra del aprendiz acabe pareciéndose de forma inevitable a la de su maestro aunque el aprendiz halla perdido el contacto con el maestro su evolución estará marcada por esa línea cultural que citaba al principio.

La Kaaba es mi diario personal cada frase que contiene ha sido leída cientos de veces por ello creo que es exactamente como quiero que sea. El hecho de compartirla es posiblemente un acto ingenuo de  pretender compartir mis oníricas experiencias.

Subir al tren metafórico que transporta” nuevas ideas” no requiere ser un tipo excepcional  como en todo solo es necesario encontrar tu sitio y trabajar de forma constante  En mi caso la curiosidad me ha llevado a subir para ver el mundo desde otra perspectiva creo que ahora ya he bajado o estoy a punto de apearme pero el viaje a merecido la pena.