Cuanto mas pequeño es el alacrán más letal resulta su picadura.

Publicado en por kaaba.over-blog.es

Haifa. Lunes 7 de mayo.

Cuanto mas pequeño es el alacrán más letal resulta su picadura.

 

E

l primer día del curso comenzó a las ocho de la mañana con unas clases teóricas de introducción al curso.

Efraín comenzó la clase.

 

—Señores la primera clase tratara sobre el funcionamiento bajo presión. Se abran preguntado por el modo de actuación Israelí.

En nuestro pequeño país habitan tres millones de personas.

Tiene trescientos kilómetros de largo por quince en su parte más estrecha.

Un ataque aéreo llegaría al centro del país en un par de minutos, nuestras tácticas de ataque deben basarse en la respuesta rápida y efectiva, con un gran control del estrés y las reacciones. De ahí que el dominio de la mente en las situaciones de presión sea indispensable. Las reacciones del cerebro, la importancia del uso de la voz, la manera de prepararse para reaccionar más rápidamente ante un estado de shock, o el evitar entrar en estado de pánico. En esencia lo que aprenderán en este curso es a crear un automatismo de las respuestas y reacciones, es decir, el dominio de las reacciones instintivas frente a

las automáticas qué aun qué aprendidas, pueden llegar a salir con más facilidad debido a la repetición constante.

 

Francisco empezó a torcer él gesto suponía en qué iba a consistir él curso pero con las primeras palabras del instructor confirmo lo qué era evidente toda la semana estarían corriendo arriba y abajo

 

—Es a través de la repetición como se crea la respuesta automática y se acorta él tiempo de decisión, es decir, se controlan las emociones antes de qué puedan intervenir negativamente en nuestra óptima reacción.

 

Efraín observó mientras hablaba a sus nuevos alumnos.

Mientras unos se veían neutralizando sin apenas inmutarse, a un numeroso grupo de enemigos. Otros sentían qué una nube crecía lentamente en su cabeza haciéndose cada vez más densa.

Tras la clase teórica Joan se despidió del grupo por unos días pero antes les indico él sendero qué conducía al campo de tiro qué se encontraba a unos trescientos metros.

Se trataba de una enorme extensión, una especie de campo recreativo qué contaba con pistas de conducción, hípica escalada, tirolina, tiro con arco tiro al plato zona de Paintball, además de numerosos campos de tiro y una sala de artes marciales dónde en esos momentos un

grupo de policías estaba utilizando la instalación.

Efi él instructor de tiro les estaba esperando a la entrada del recinto Junto a un cartel qué indicaba qué habían llegado al campo de tiro

La actividad era enorme en todo él recinto y él negocio era evidente.

Un solo grupo de instructores habían preparado a 350 agentes, en los últimos tres meses. Una vez formados se harían cargo de la seguridad en los autobuses de la ciudad de Tel-Aviv.

El grupo ocupó uno de los campos de tiro. Tras una breve instrucción de la teoría del tiro pasaron a conocer las armas.

A cada uno se le entrego una pistola Glock 19 con compensador de gases, estas pistolas eran junto a la Jericó las más usadas en Israel.

 

Completaba él equipo dos cargadores una funda y un porta cargador. Agradecieron la atención personalizada qué se les ofreció desde él principio aunque en general era bajo, no todos tenían él mismo nivel de conocimientos en el manejo de las armas.

Hacia tres años qué Efi había dejado Argentina y como mínimo tardaría dos más hasta volver a su nueva tierra prometida.

Argentina se estaba convirtiendo en él nuevo Israel gracias a la discreción qué proporcionaban las aportaciones de cuentas corrientes de los capitales judíos. 

 

—Recuerden qué por seguridad. El arma se lleva descargada en todo él polígono y solo se cargara cuando se inicie él ejercicio.

 

Los primeros ejercicios se centraban en él tiro instintivo, con una mano, dirigiendo él arma directamente al objetivo sin apuntar con giros muy rápidos.

Después practicaron él tiro apuntado y selectivo los ejercicios se realizaban en seco (sin munición).

Cuando Efi él instructor de tiro considero qué todos estaban familiarizados con él arma repitieron los ejercicios con munición real.

 

—No se trata de la cantidad de disparos, sino de su calidad.

 

Todo él grupo asimilaba eficientemente él curso. Cesar y Sergi tuvieron qué corregir algunos vicios ya qué uno de los detalles del exclusivo estilo de tiro de combate Israelí, se basa en no llevar cartucho en la recámara y amartillar él arma en los momentos de acción. Los juegos de ordenador también podían crear vicios a la hora de coger un arma real aunque fuera la primera vez.

Durante los ejercicios Efi él instructor, iba presionando psicológicamente a los tiradores. El objetivo era qué él ejercicio se identificase con él tiro de combate y no él de galería para reproducir las condiciones reales de estrés.

Los ejercicios comenzaban a una distancia de dos metros, con un solo disparo y un punto de tiro pequeño, para pasar a unos siete metros. Desde ahí se entrenaban los movimientos de giro y las medias vueltas siempre iniciando él ejercicio con él arma en la funda.

En esa primera etapa abordaron la posición de rodilla en tierra y los cambios de cargador de emergencia desde diez metros con cuatro o cinco disparos consecutivos.

Hasta la hora de la comida aun tuvieron tiempo de aprender la carrera y parada inmediata, hacia delante y hacia atrás, introduciendo un concepto nuevo: él de la comprobación del arma cada vez qué se dispara. La intensidad y concentración de los ejercicios fue la muestra del nivel qué se les iba a exigir a lo largo de la semana.

 

Al llegar él medio día se hizo una parada para almorzar. Se dirigieron al comedor. Estaban hambrientos y agotados, él ejercicio había sido considerable tanto por él esfuerzo mental como por la preocupación de no hacer el ridículo. Ya que consideraban que estaban por debajo del nivel necesario.

 

— ¿Todos los días van a ser así? Yo no me aclaro las armas no son lo mío.

 

—No te agobies Pilar solo es cuestión de practicar son cosas qué nunca hemos hecho. Mientras Francisco hablaba los cinco iban arrastrando las bandejas por él mostrador del autoservicio.

 

—Pues yo creo qué no lo hemos hecho tan mal.

Cesar estaba feliz ninguna prueba por dura qué fuera podría deprimirle.

 

—Cesar lo siento pero está tarde no podré acompañarte a comprar ropa tendrás que acudir a tu cita con lo que tengas. Estoy rota—. Dijo Pipi—.

Sergi cogió la mano de Pipi mientras observaba a sus cuatro compañeros y repasaba mentalmente lo qué había aprendido de todos era él qué estaba más motivado.

 

Tras él almuerzo/comida la clase teórica de principios de seguridad en la que se abordó de nuevo él tema de los reflejos innatos y aprendidos y la necesidad de los automatismos.

Efraín tenia la capacidad de crear un ambiente en sus clases qué hacia qué los alumnos se concentraran en explicaciones de los temas qué trataba como si fueran apasionantes.

 

—Es de vital importancia construir un sistema de seguridad qué se base en informes sobre él personal, medios técnicos, procedimientos control y revisión, es decir, en la evaluación de las necesidades antes de llegar a cubrirlas. Para ello es importante analizar los niveles de amenaza en alto, medio o bajo y aplicar los procedimientos de seguridad en rutina y en emergencia. Sin embargo, él terminó rutina incluye la emergencia dentro de la propia rutina. Es lo qué nosotros denominamos “él concepto de seguridad”, la previsión de cualquier eventKONTROL.jpgualidad dentro del procedimiento rutinario, saber qué posibilidades de ataque puede haber.

 

El método estaba orientado para personal de seguridad policías, guardaespaldas… pero también podían recibirlo particulares acreditados.

En él caso del grupo, venían recomendados y se habían presentado los avales necesarios. Nadie les preguntaría él porque de su presencia en él curso.

El día acabo con una iniciación al Kraw Maga, un sistema de defensa personal desarrollado por Israel y extendido entre todos los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado.

 

A las ocho todos se habían retirado a descansar. Esther estaba llamando en la puerta del bungaló de Cesar vestida con un vestido de tirantes rojo de una pieza ceñido a la cintura y moderadamente escotado, la falda tenia un corte diagonal de la cadera izquierda a dos dedos por debajo de la rodilla derecha. Unos finos tacones encumbraban sus pies forrados de charol rojo. Cesar abrió la puerta cuando vio a Esther resolvió una duda qué le rondaba todo él día por la cabeza. Sin duda era descendiente del mismísimo Aladino y en su último deseo se acordó del qué seria, él tataranieto de su tataranieto.

Una de sus fantasías preferidas se acababa de cumplir.

 

—Estoy preparada ¿nos vamos?

 

—Espera, pasa. Tengo qué encontrar mi pipa—. Esther entró. Sin dejar de mirarla Cesar palpo él pomo de la puerta como si buscara algo. La puerta se cerró.

 

— ¿Te qué he dicho hola?

 

Los dos se rieron con cara de cordero degollado. En la cabeza de Cesar, Stevie Wonder comenzó un recital exclusivo de temas memorables.

 

***

Etiquetado en L1 02 Exodo

Comentar este post